De Paseo por la Sierra Gorda

De Paseo por la Sierra Gorda

Querétaro además de ser la palabra más bonita de la lengua de Cervantes es un Estado que más allá de su capital y sus lugares de descanso como Tequisquiapan posee una región rica en naturaleza y cultura que incluso ha sido declarada reserva de la biosfera y también patrimonio de la humanidad: La Sierra Gorda.

Los vinos queretanos

Nuestra escapada por la Sierra Gorda queretana comienza a la entrada de esta, en el municipio de Ezequiel Montes, una región vinícola capaz de sorprender a propios y extraños con la calidad de sus vinos. A pesar de que México no es un país consumidor, esto no significa que no exista una tradición vinícola en el país; aunque en la actualidad Baja California tiene la mayor parte de la producción. Querétaro ha sido un lugar importante en la historia de los vinos mexicanos. Los viñedos La Redonda buscan poner en alto dicha historia, tanto en la producción como en la difusión de la cultura vinícola.

En La Redonda se ofrecen recorridos a los viñedos y también a la parte de la producción del vino para comprender la importancia de cada uno de los procesos y como estos se traducen en la calidad, color y sabor que se desea obtener; al finalizar dicho tour es posible degustar vinos y quesos además de desayunar o comer en un agradable ambiente con vista al campo. Si bien el consumo excesivo de vino causa estragos a la salud y a la sociedad, su consumo moderado resulta benéfico al organismo debido a los antioxidantes que contiene.

De los viñedos la Redonda vale la pena probar la gama premium: Sierra Gorda. Dicho nombre es un reconocido homenaje a la sierra que de manera indirecta es la causante de que existan las condiciones necesarias para permitir una vid de excelente calidad. Hay 3 tipos de vinos Sierra Gorda dos tintos y un blanco. Uno de los tintos, el favorito de la casa es una mezcla de Cabernet Sauvignon y Merlot reposado en barricas de roble francés; el otro es una mezcla de Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec criado en barricas de roble americano. El blanco se elabora con cien por ciento Chardonnay y es reposado en barricas de roble francés y americano.

La Peña de Bernal

Después de una degustación de vinos y quesos de la región continuamos hacia el pueblo mágico de Bernal conocido por su famosa peña que con sus 280 metros es uno de los monolitos más altos del mundo. En este lugar es posible hacer escalada con diversos grados de dificultad, incluso es posible subir caminando hasta unos 45m antes de la cima.

En Bernal se puede disfrutar de la gastronomía queretana, comprar artesanías o bien simplemente recorrer sus calles empedradas y tomar fotografías de lo colorido de sus casas.

De Bernal se continua hacia el norte y la carretera empieza a ascender hasta llegar por arriba de los 2500 m s.n.m. dejando el semidesierto para entrar en un bosque de pinos que marcan la entrada el municipio de Pinal de Amoles cuya cabecera municipal homónima vale la pena visitar pues sus calles en pendiente y sus casas de madera lo hacen ser un lugar único.

Poco más adelante se encuentra «La puerta del Cielo» un tramo de carretera con montañas a ambos lados y en subida que pareciera ser la entrada al cielo pues más allá de la puerta empieza el descenso y pareciera que los coches van hacia las nubes. Conforme vamos avanzando en nuestro recorrido el clima varía de frío a templado y hasta selvático.

Jalpan de Serra y las Misiones

A poco más de una hora de camino de Pinal de Amoles se encuentra Jalpan de Serra, pueblo mágico enclavado en el corazón de la Sierra Gorda y que lleva como apellido el mismo del explorador y evangelizador franciscano Fray Junípero Serra, pues él (tras varios fracasos de frailes dominicos y agustinos) fue el primero que logró pacificar y evangelizar la región que hasta mediados del siglo XIII continuaba siendo un reducto de indígenas que se resistían a la conquista.

Los franciscanos bajo el mando de Serra se encargan de construir entre 1750 y 1765 un conjunto de cinco misiones en sitios estratégicos de la sierra, lo que sirvió a su vez para que los indígenas de la región se asentaran en torno a las misiones dando origen a los pueblos de Jalpan, Conca, Landa, Tancoyol y Tilaco. En 2003 las misiones fueron declaradas patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO ya que son únicas en el mundo pues a pesar de su marcado estilo barroco reflejan una marcada influencia de los pueblos indígenas de la región como los Pames; además si bien fueron diseñadas por los frailes se emplearon exclusivamente materiales de construcción de la región y fueron las manos indígenas quienes le dieron forma al proyecto. Aparentemente las misiones son muy similares sin embargo son distintas y cada una tiene peculiaridades interesantes por lo que vale la pena visitar todas.

Jalpan de Serra es un excelente lugar para hacer base en nuestro recorrido por la Sierra pues además de ser un pueblo lleno de colorido tiene un hotel Misión justo frente a la misión franciscana de Jalpan, solo basta cruzar la calle para iniciar nuestro recorrido por las misiones. El Hotel respeta el estilo colonial del pueblo y cuenta con todos los servicios. Otro factor para hospedarse en Jalpan es su ubicación pues todos los atractivos de la Sierra están cerca de Jalpan.

Sin embargo, si lo que se desea es algo más en contacto con la naturaleza, a 30km de Jalpan está el hotel Misión Concá ubicado en lo que fuera una hacienda azucarera del siglo XVII el hotel convive perfectamente con su entorno semi selvático, en medio de manantiales, jardines y rodeado por ramales del río Concá lo que lo hacen un paraíso natural, pero, eso sí, con todas los servicios de un hotel de cadena.

Naturaleza en la Sierra

Después de la inmersión cultural en la sierra gorda, se antoja hacer algo de ejercicio y para ello la sierra ofrece muchas opciones, una de ellas es la cascada del río Chuveje donde es posible practicar senderismo o bici de montaña rodeado de bosque de álamos, nogales y robles para llegar a la cascada del mismo nombre. Hay lugar donde estacionar el auto, sanitarios y señalamientos en los senderos. Otra opción es el río Escanela dónde además de practicar senderismo es posible nadar para llegar al «Puente Dios» ya la cascada de El Salto. En la entrada al río hay una mina abandonada de plata dónde aún es posible comprar artesanías locales.

Xilitla

La parte norte de la sierra pertenece ya al estado de San Luis Potosí y entre sus atractivos está el jardín surrealista de Edward James en Xilitla. James fue un inglés perteneciente a la nobleza y amante del arte (apoyó a artistas como Picasso) que gastó alrededor de trescientos millones de dólares en la construcción de su casa y su jardín surrealista, en el cual se encuentran cosas tan extrañas como una escalera que va hacia el cielo para luego quebrarse y bajar hacia las profundidades, esculturas de serpientes y otros animales así como columnas neogóticas que parecieran sostener la niebla del lugar o bien sirven de marco a una hermosa cascada que se encuentra en la parte posterior del jardín.

Recorrer la casa y el jardín surrealista es toda una aventura pues no es difícil perderse entre tantos caminos y pasadizos. Otro atractivo del lugar son las «Las Pozas», un conjunto de albercas adaptadas a las formaciones rocas otras naturales que aprovechan el agua cristalina del río para crear espacios dónde nadar.

El Sótano de las Golondrinas

Y para darle un toque de adrenalina a nuestra escapada, visitamos el sótano de las golondrinas, que es una cavidad natural de 376 metros de profundidad en la cual habitan estas pequeñas aves que tanto al amanecer como al atardecer brindan un espectáculo sorprendente, por la cantidad de aves que entran o salen de ahí. En la tarde el espectáculo tiene un plus pues las aves entran en parvada a más de 140 km/h lo cual resulta sorprendente ver, pero también escuchar pues el sonido que producen al entrar a esa velocidad es increíble.

En este lugar es posible practicar el descenso en rapel, sin embargo, como se considera de nivel avanzado por lo que es recomendable contactar en el hotel a una empresa que organice excursiones y descenso a este lugar o bien ir en compañía de personas que ya hayan practicado descensos en este lugar.

Y después del sótano de las Golondrinas a descansar en Jalpan para emprender el regreso a casa terminando así nuestra escapada por la Sierra Gorda.

Fotos: BdeBaca/Hakuzai/RS

 

No hay comentarios

Añade tu comentario