Los Arcos del Sitio en Tepotzotlán, un escape rápido de la CDMX

Los Arcos del Sitio en Tepotzotlán, un escape rápido de la CDMX

Hola Amigos de DestinoViajero, primero que nada los tenemos muy abandonados y por ello pedimos perdón, han sido meses complicados para ser viajero, pero comenzaré con una sección de “mis viajes que hice y que debo hacer de nuevo para tomar mejores fotografías” y es que cuando conocía estos lugares generalmente en moto no solía andar tomando cientos de fotos y la verdad me arrepiento un poco, así que disculpen la falta de material para ilustrar lo que les cuento, y tómenlo como una invitación para ir a conocer estos rincones.

Recuerdo que hace unos años revisé lugares cercanos a la CDMX (la verdad prefiero “el D.F.”) y uno de los primeros resultados fue Tepotzotlán, que para referencia del Centro Historico del D.F. hasta allá son unos 39 km (aquí las rutas). Sales por todo Periférico norte y justo antes de la caseta de cobro está una desviación y ya estás en el Pueblo Mágico que además fue declarado Patrimonio Cultural por la Unesco.

Lo primero que verás en el lugar son las calles empedradas y una arquitectura barroca, como le dicen los letrados en esos menesteres.seas creyente o no, la fachada del Templo de San Francisco Javier te llamará mucho la atención, y al interior, pues la verdad no sé, ya que no suelo entrar a iglesias ya que me derrito como la malvada bruja del norte. No dejes de visitar el Museo Nacional del Virreinato, pero sobre todo darte una vuelta caminando por la inmensa plaza central que tiene el lugar, en las que suele haber muestras de diverso índole, aunque en este presente se ha castigado mucho esto.

En la periferia de esta plaza existen diversos lugares para comer siendo los más populares los de tenedor libre y que suelen tener muchas opciones, ahí probé por primera vez los caracoles y me gustaron mucho.

Mientras estaba caminando vi un señalamiento en la calle que decía Arcos del Sitio, por lo que pregunté qué era eso y me decidí a darme una vuelta, este recorrido suma otros 31 km y si bien la carretera no es complicada, sí su estado, (al menos las veces que fui) topes y baches hacen que padezcas si vas en moto… y coche. Bueno, no era la primera vez que tenía que sufrir para llegar a un lugar así que lo pasé por alto.

Zonas de casas, luego más solitario y por último se abre el valle en el horizonte y llego al lugar, la primera vez que fui creo que pagué como 10 pesos y hoy ya van en 35 pesos según la página oficial, la verdad sigue siendo accesible. Pasé y de inmediato ves la imponente construcción que se levanta sobre la cañada, con una altura máxima de 62 m y un largo total de 430 m, mismos que puedes caminar por arriba para pasar del otro lado y hacer un circuito en el parque.

“Este acueducto también conocido como Arcos de Xalpa, es una obra erigida en épocas virreinales (por ahí del siglo XVIII) por la comunidad jesuita, para llevar agua de la Sierra de Tepotzotlán a la Hacienda de Xalpa.”

No sabría decirles cuál es el tamaño del circuito de caminata que tiene el lugar, pero si quieres caminar, es buena opción, además tiene muchos puntos para descansar y de paso juegos infantiles, palapas, lago, cabañas, zona para acampar y hasta alberca, pero eso a mí no me interesó, yo me divertí en las tirolesas y los puentes colgantes, en el presente ya cuentan con paseos en globo.

Debo confesarles que disfruté mucho el ir entre semana o temprano un domingo sin tanta gente o ruido de niños o bocinas, (sí, soy medio ermitaño). Realmente disfruté Tepotzotlán, sientes que estás tan lejos del D.F. que realmente recargas la pila, y más si te das una caminata en los Arcos, yo te recomiendo ir temprano, e ir directo a los Arcos del Sitio, dar la vuelta tomarte mil selfies y luego regresar a comer a Tepotzotlán, para luego regresar.

 

No hay comentarios

Añade tu comentario