Tal vez no estamos haciendo blandos

Tal vez no estamos haciendo blandos

Tiempos difíciles hacen personas fuertes, tiempos sencillos hacen personas débiles

Este texto nace por dos razones, la primera es por comentarios escuchados en el mundillo de las motos y la otra es para seguir aferrándome al viejo estilo de las motos, máquina y piloto, no importa la cilindrada o marca sino que realmente sea un entusiasta de las motos, y esto me lleva a la pregunta, ¿qué es un motociclista? La respuesta a lo anterior la intentaré desentramar en este texto, aunque obvio será algo subjetivo, algo que creo.

Con respecto a los comentarios fueron el primero durante una presentación de la marca Triumph justo al bajarse de la moto: “uff la maneta de clutch está durísima”, y a menos que yo sea Superman o “don fitness” no me lo pareció en lo más mínimo, al contrario cada moto nueva que se presenta es más suave y dócil. El segundo comentario, fue en un evento donde me dijeron: “las Moto Guzzi no son para viajar en carretera”, cuando escuché eso recordé al tipo loco que realizó el rally Sol a Sol en una Honda C90, y bueno entonces también, ¿qué es una moto para carretera?

Este segundo comentario lo he tenido muy presente ya que estas últimas semanas he tenido la oportunidad de traer una Moto Guzzi V9 Bobber, con la que de hecho realicé el Rally Sol a Sol hace unos ayeres, ¿fue cómodo?, no, por supuesto que no, fue una verdadera patada y dolor en el sur de la espalda, pero, la experiencia y los escenarios aún los tengo en la mente.

En una de esas no conoces la marca Moto Guzzi y no te culpamos, si bien este 2021 cumple 100 años de existir en el mismo lugar, Mandello del Lario, Itali; la gran parte de su éxito pertenece al viejo continente y para los conocedores de motos y en México no han hecho prácticamente nada de ruido. Estas motos las podría comparar directamente con la inglesa Triumph con unidades que pareciera que se estacionaron en el tiempo y nos muestran un diseño claramente retro y con ese gusto simple y minimalista que incluso encontramos en el apartado técnico, si bien cuenta con tecnología y ayudas, estas no sobrepasan al piloto, como pasa en el común de las motos nuevas.

Como les comentaba esta moto no es nada cómoda, pero no crean que le tengo algún problema, la cuestión es que la posición del motor en V, está directamente en la línea de la parte alta de tus espinillas, o directamente la rodilla, y esto pasa igual que en los modelos BMW con motor bóxer, que por más que puedan decir que son muy buenos, desde mi perspectiva presentan más problemas que desempeño. Aunado a esto  contamos con un asiento corrido que es poco más ancho que una tabla de surf, lo que hace que un viaje largo sea una auténtica pesadilla o desde el día uno compres un asiento mullido.

Algo que tampoco me hace nada feliz del modelo es que algunos elementos como manetas, espejos faro e incluso el tablero sean demasiado genéricos, sí, en el presente motos de segmentos inferiores cuentan con mejores elementos que esta Bobber del segmento Premium.

Seguro dirás, “puros problemas con esta moto”, pero no, justo esta moto de pruebas ya sobrepasa los 13 mil km y han sido marcados por muchos compañeros de los medios, es decir, es una moto que se le ha exigido mucho y que ha rodado en ciudad y carretera de manera extrema, por ello me gustó un poco más. En la pintura ya se notan las “marcas de guerra” y el paso del tiempo en algunos plásticos, pero la moto sigue ahí prendiendo al “llavazo”, una moto de sentir muy duro en suspensión pero suave en la caja de cambios, clutch y frenos, es confiable, como eran las máquinas antes, ya que hoy parece que tiene fecha de caducidad.

Recordemos un poco el movimiento Café Racer, donde no había dinero después de la Segunda  Guerra Mundial, y los jóvenes de la época que tenían la suerte de tener una moto o hacerse de una muy básica, la preparaban, principalmente quitándoles peso y agregándoles elementos para hacerlas aerodinámicas y por ello más veloces, era la época rebelde, donde se trabajaba/divertías con lo que tenías, y estoy seguro que en aquellas fechas no había nadie que se quejara por manetas de clutch muy duras o que la moto fuera firme en suspensión y no tuviera ayudas electrónicas, era por el simple gusto de vivir el motociclismo, y no solo aparentarlo con cientos de “selfies” en redes sociales.

Esta Moto Guzzi V9 Bobber, me ha llevado a todos lados, desde ir por las compras al súper y traer mi mochila llena recargada en el asiento trasero, a visitar pueblos perdidos en la montaña, manejar en lluvia meterme a terracerías y claro, pasar entre los coches en los densos tránsitos pesados de la Ciudad de México, “he vivido en esa moto” y aprecio mucho los frenos ABS y el control de tracción, pero aprecio más el que sean una ayuda no mi nana electrónica.

Así que sí, sí, es una moto para viajar, como ya lo demostró al hacer el Rally Sol a Sol, con una ruta de CDMX – Veracruz – Acapulco – CDMX y posteriormente llegando de CDMX a Mérida (sí, y esta moto de las fotos hizo ambos viajes), sí puede con una buena carretera, tal vez contra lo que no puede esta V9 Bobber es con las manos inexpertas que se jactan de serlo, es una moto muy física que manejas tú como piloto, así que si le vas a dar una oportunidad al modelo tienes que tenerlo en mente y cuando logres medir tu máquina la Bobber solo te dará buenos momentos y recuerdos, tan importantes y felices que te olvidarás de una tonta “selfie”, porque lo estás viviendo.

¿Entonces qué es ser motociclista?

La respuesta creo yo, es vivir la motocicleta, no importa si es una Italika o una Ducati, es convertirla en parte de ti, una amiga, ponerle nombre y salir rodar, incluso si solo es para moverte en ciudad. Es también respeto a los demás (peatones, coches y otras motos) nadie es más que otro y menos en las motos, ya que en la carretera una desvencijada moto puede asistir a la tuya de varios cientos de pesos, o viceversa, es increíble ver en una concentración de motos como se puede generar hermandad, aunque nunca falte algún mamón, pasa hasta en las mejores familias.

El motociclismo hay que vivirlo, hay que salir a sentir el aire chocar contra ti, hay que padecerlo con los fríos, lluvia y calor, hay que sentirlo cuando llegas a tu destino, y con todas las dificultades, ya estar contando los días para repetirlo, sin esperar las condiciones idóneas o solo salir cuando una marca de motos realiza lanzamientos. Atrévete a vivir la moto y de paso si te gusta la onda retro, dale una oportunidad a Moto Guzzi.



P.D. Sí, la moto está sucia, y es deliberadamente, la he usado en la vida real, y en ella rara vez la lavo, saludos 😀

Ficha Técnica Moto Guzzi V9 Bobber

Motor: V2 a 90°

Cilindrada: 853 cc

Potencia: 55

Par motor: 46 lb-pie

Capacidad de tanque: 19 l

Altura del asiento: 780mm

Peso: 199 kg

 

No hay comentarios

Añade tu comentario