¿Es suficiente un celular como cámara de viajes?

Como fotógrafo, cada que algún conocido se va de viaje, desde una escapada de fin de semana, hasta el viaje de sus vidas, me suelen consultar para saber qué cámara compra, pues quieren tener un buen registro de sus viajes.

La respuesta que suelen encontrar en internet es una réflex digital (DSLR) y honestamente es una mala respuesta para la mayoría de los casos. ¿Por qué? Vaya, las DSLR son cámaras fantásticas, con mucho potencial pero en primer lugar necesitas saber algo de fotografía para poderles sacar provecho y en segundo, -y es algo que no suelen decirte los vendedores de está cámara- es que el poder real está en los lentes, flashes, tripies y demás accesorios que la acompañan.

Pongamos que tienes presupuesto y te compras una DSLR, con varios lentes (angulares, telefotos, fijos luminosos). La siguiente pregunta es: ¿vas a cargar todo eso en tu viaje?

Uno de los principales males que padecemos los fotógrafos, son los problemas de espalda y de columna producidos por cargar una cámara que en conjunto con su lente y flash pesan más de 10 kg en el cuello, ya no digo los 30 kg de la mochila con la compu, y varios lentes, flashes o incluso otra cámara. En verdad no quieres cargar todo eso mientras viajas, recordemos una máxima de los viajes: entre más ligero viajes mejor.

Con el celular

Foto del metro de Dubai que tomé con un Samsung Galaxy S8+

Es aquí donde entran los celulares antes solía recomendar cámaras pequeñas, sin espejo y muy versátiles, pero la calidad de los celulares ha mejorado tanto que hoy no dudo en decir que te basta con un celular. A menos claro, que te dediques a la fotografía publicitaria o pretendas  vender fotos a bancos de imágenes o a National Geographic.  En verdad solo necesitas un celular.

¿Por qué?

La mejor cámara es la que llevas contigo” dijo el fotógrafo Chase Jarvis con mucha razón y créanme, al celular siempre lo llevamos a todos lados, (hasta al baño), y una cámara por pequeña que sea no, esta sutil pero primordial ventaja impedirá perdernos cualquier momento especial, sin que digamos “uy dejé la cámara en el cuarto del hotel”.

Jasper Canadá

Foto que tomé en el Parque Nacional de Jasper en Canadá con un Motorola Moto G

Anteriormente un problema de los celulares es que no tenían zoom óptico, esto se ha solucionado poniéndole tres lentes en lugar de uno a  nuestro celular, uno que es un telefoto (para acercar cosas lejanas) otro normal (como el que teníamos en cualquier celular) y uno más angular (para que quepan todos en la foto sin tenernos que alejar), esto les ha dado a los teléfonos mucho más capacidad de hacer buenas fotos. Además es mucho más rápido cambiar de cámara en un celular haciendo click que cambiar de lente en una DSLR.

El telefoto que integran celulares como el Samsung Galaxy S21 permiten acercar la toma

A eso hay que sumar algo que realmente es valioso y no puedes hacer con una DSLR, al ser bastante pequeños un celular lo puedes poner en todos lados, sobretodo en espacios pequeños en donde una cámara normal simplemente no cabe (maquetas, miniaturas, relojes, cámaras) lo cual abre un sinfín de oportunidades para la creatividad.

A estas ventajas hay que sumar que muchos celulares son sumergibles, por lo que no tendrás miedo de estar en la playa, en un río o en una alberca sin temor a que se te caiga a diferencia de una costosa cámara que no querrás ni que le toque la arena de la playa. Sumergir tu celular sin tener que meterlo a una costa cuasi escafandra para sumergirla en una pecera, hará que logres fotos como nunca antes hubiéramos imaginado.

Si en tus viajes te gusta hacer fotos de la gente, el celular resulta maravilloso, me ha pasado que al ir a otros lugares y sacar mi enorme y pesada DSLR la gente se siente intimidada, no pasa eso con un celular. Hacer retratos “robados” resulta también mucho más sencillo, ya no digo tomar fotos en lugares donde definitivamente no te dejarán hacerlo con una cámara réflex (como el metro de la CDMX)

Sobre la calidad

Sí, una cámara DSLR va a tener mayor calidad, pero insisto para eso tendrás que escoger una cámara que cuesta lo doble de un celular de alta gama y un lente que te cuesta otro tanto, y de ahí necesitarás otros lentes, además de que si no tienes idea de como manejarla quizá ni siquiera logres tomar una foto decente. El celular está hecho para todos, cualquier persona puede tomar una buena foto y el celular se encarga de hacerlo bien por ti, pero si tienes idea de fotografía el celular te permite usar modos semi manuales o en algunos casos totalmente manuales para que tengas el control absoluto de tu toma, desde apertura (que suele ser fija), tiempo de exposición, balance de blancos, ISO y la posibilidad de guardar tus archivos en RAW para editarlos en una computadora más adelante. Ok siguen siendo mejores las DSLR, pero a menos que vayas a hacer una impresión gigante que quieras admirar a centímetros o te encante ver las fotos en un monitor 4K al 100% la realidad es que para el uso diario no presentan grandes diferencias. O al menos no que hagan que pierdan sentido todas las ventajas que da el teléfono.

.

La calidad de las cámaras de los celulares cada día es más sorprendente



En resumen, no te dejes llevar por la mercadotécnia, de las cámaras réflex para tu siguiente viaje, consigue mejor un celular con buena cámara (idealmente con 3) y disfruta tu viaje, la cámara la tendrás siempre a la mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *